8 de abril de 2015

Los peligros del mochi

Desde 1873 en Japón, los primeros días de enero se celebra el Año Nuevo Japonés o Shōgatsu, coincidiendo con el Año Nuevo del calendario gregoriano u occidental.

mochi carita feliz happy face cake

En estas fechas los japoneses envían postales o nengajō, deseando un feliz año nuevo a los amigos y familiares, tañen campanas 108 veces la noche del 31 de diciembre en los templos budistas, y comen platos especiales de estas fechas como el osechi-ryōri. También son aficionados a cocinar y después comer los famosos mochi, unos pastelitos de arroz glutinoso triturado (Oryza sativa var. glutinosa) que son preparados antes de Año Nuevo y consumidos a principios de enero. Se pueden comer en una especie de sopa dulce, o tostados y servidos con salsa de soja dulce, envueltos en algas secas, y se estima que cada japonés come 1kg de mochi de media en un año, la mayoría en estas fechas.

mochi rice cakes japanese japan makiko itoh new year
Foto de Makiko Itoh.
Otro uso de estos dulces es formar las llamadas kagami mochi (espejos mochi), unos centros de decoración compuesto por dos bolitas de mochi y una especie de brocheta debajo con un pérsimon seco o una mandarina y algas kombu. El 11 de enero de cada año, el kagami-mochi seco se rompe con un martillo y se cocinan los restos en una sopa de pasta de judías tipo azuki (un shiruko).

En el folklore japonés, al mochi se le atribuyen propiedades medicinales de lo más variadas, desde calentar el cuerpo y dar vigor en los meses más fríos, a nutrir especialmente el páncreas, el bazo y el estómago. Según la tradición, es muy fácil de digerir y son perfectos para personas con un estado muy debilitado, como pacientes anémicos y en personas con trastornos del equilibrio del azúcar en sangre. En algunos casos, se preparan con artemisa (Artemisia vulgaris), que aporta al postre calcio y hierro, y se da tradicionalmente a las mujeres lactantes tras el parto, ya que asegura el suministro de leche materna al bebé.

El problema de la inocente tradición de atiborrarse a mochis viene cuando, por desgracia, este 2015 nueve personas fallecieron atragantadas mientras los comían, y más de 100 personas tuvieron que ser hospitalizadas a causa de este pastelito. Todos los años muere alguna persona por el consumo de este dulce con almidón de arroz, pero este año la cifra ha sido especialmente alta. En comparación con años anteriores, en 2014 hubo cuatro muertes, y dos en 2013. Entre 2006 y 2009, la cifra fue de 18 personas muertas por asfixia. Los fallecidos suelen ser ancianos en 8 de cada 10 casos, ya que tienen mayores dificultados para tragar estos postres pegajosos. El mochi es la primera causa de muerte por asfixia de un alimento en el país nipón.

Cada año, los servicios de emergencia japoneses aconsejan a la gente que corten el mochi en trozos pequeños del tamaño de un bocado cuando la persona que va a comerlo sea un anciano o un niño, y que lo mastiquen bien antes de tragarlo. Advierten que nunca se debería comer mochi cuando uno se encuentra solo.

Tonari no Totoro mi vecino totoro mochi eating comiendo miyazaki となりのトトロ

En caso de asfixia, es importante actuar dando palmadas en la espalda de la persona que se está atragantando, o utilizar la maniobra de Heimlich.

Aprovechando el temor de una población japonesa cada vez más envejecida demográficamente hablando, la empresa Fukunao Medical Foods de Osaka ha desarrollado un mochi fácil de masticar y tragar gracias a la acción de una enzima, no he encontrado cuál, que mantiene el sabor pero modifica su textura gomosa y pegajosa.

Fuentes: